Si un diseño cuenta con ciertos rasgos distinguibles se puede proteger por medio de un diseño industrial. Los diseños industriales son parte de los derechos de protección no técnicos y son muy fáciles de obtener por un bajo coste. Pueden protegerse hasta durante 25 años.